ANIMSA

“Hola Amaia! Necesito tu ayuda económica”, CUIDADO PUEDE SER UNA ESTAFA

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

En el último mes hemos detectado un nuevo fraude a través de internet del que algunos usuarios de Entidades Locales están siendo objeto.

robosEl modus operandi es siempre parecido. Recibimos un correo electrónico o whatsapp en el que un amigo o conocido nos pide dinero porque se encuentra en un apuro y necesita urgentemente una cantidad X de dinero.

Es habitual que en el e-mail nos cuenten que le han robado el bolso en el extranjero con toda la documentación, y que necesita urgentemente algo de dinero para realizar unos trámites en la embajada, poder comprar el billete de vuelta, pagar la cuenta del hotel, etc. En todos los casos, lo que se pide es que se realice una transferencia económica urgente para salir del apuro.

¿Cómo es posible que el correo provenga de un conocido?

Generalmente, el hacker ha conseguido introducir un virus en la lista de contactos de nuestro amigo o conocido y a partir de ahí envía el correo.

Los delincuentes, que se aprovechan de la buena fe de los estafados, utilizan “trucos” como usar la firma habitual del remitente o saludar con el nombre propio de para conseguir que el receptor se sienta confiado. Por ejemplo, el email puede empezar con un “Hola Amaia!, necesito tu ayuda”.  Hasta tal punto cuidan los detalles, que incluso llegan a escribir con faltas de ortografía para simular una situación urgente y desesperada.

Hay quien sí ha caído en esta trampa y ha decidido hacer las transferencias de dinero pensando que sus amigos estaban en apuros. Nuestra recomendación, a pesar de que generalmente se pide que se guarde el secreto, es que confirmemos antes de hacer la transferencia que se trata de un caso real.

Además es importante recordar que nunca hay que enviar nuestra contraseña de correo electrónico a nadie por email y que es recomendable que esta tenga al menos ocho caracteres y que contenga letras y números. Es importante también que la contraseña no incluya datos que sean fáciles de conseguir, por ejemplo, el nombre o apellido del titular, su fecha de cumpleaños, etc.